Menos tabaco=más latidos

redes 252832468

El próximo 31 de mayo, la OMS celebra el Día mundial sin tabaco, una fecha que busca incentivar a las personas a dejar de fumar o reducir el consumo del tabaco para evitar enfermedades en el futuro. Algunas de ellas, repercuten en la salud cardiovascular. 

La campaña que lucha contra el consumo de tabaco, pone en evidencia la cifra de casi 6 millones de personas que pierden la vida debido a esta epidemia mundial, cifra que aumentaría a 8 millones para el año 2030. El consumo de este producto está afectando las economías mundiales, reduciendo la salud y el bienestar de sus habitantes e impidiendo el desarrollo sostenible de las naciones, ya que, a consecuencia de la llegada del cigarrillo a la vida de las personas, los gobiernos deben destinar mayores recursos sanitarios por las enfermedades que produce.

El cigarrilo hace menos productivas a las personas y afecta la calidad de vida. Los países en vía de desarrollo que tienen habitantes con alto consumo de cigarrillo deben afrontar la idea de que dichas personas dejan de invertir sus bajos ingresos en educación, vivienda o una mejor alimentación.  Además abandonar el tabaco es también un tema medioambiental, la OMS revela que son gastadas 4,3 millones de héctareas de tierra en siembra de tabaco causando entre un 2% y un 4% de deforestación en el planeta.   

El Texas Heart Institute afirma que fumar acelera la frecuencia cardíaca, contrae las arterias principales y puede ocasionar alteraciones en el ritmo de los latidos del corazón, aumenta la presión arterial y el corazón se esforzará más para cumplir con su trabajo: enviar sangre a todo el cuerpo. El alquitrán y el monóxido de carbono (frecuentemente contenidos en el cigarrillo) ayudan a que se acumule placa grasa en las arterias, lo cual puede convertirse en una enfermedad llamada arterioesclerosis, ya que se pueden lesionar las paredes de los vasos sanguíneos. 

Fumar también estimula que se acumule el colesterol y el fibrinógeno, una sustancia que contribuye a que se coagule la sangre, que a su vez ayuda en la formación de un coágulo sanguíneo, lo que puede desencadenar un ataque cardíaco o accidente cardiovascular.

El American Heart Institute, advierte que ningún grado de tabaquismo es inofensivo ya que, incluso aquellas personas que fuman ocasionalmente pueden lastimar los vasos sanguíneos; quienes aspiran el humo de otros fumadores conocidos como fumadores pasivos tienen riesgo de contraer enfermedades y morir, la cifra oficial es de casi 40.000 mil personas que fallecen en los Estados Unidos por tabaquismo pasivo. 

Los beneficios al dejar de fumar son muchos, su piel lucirá más saludable, sus dientes estarán menos manchados, la resistencia física al ejercicio mejorará, sentidos como el gusto y el olfato se agudizarán; además se disminuirá el riesgo de cáncer de garganta, cáncer de pulmón, cataratas, EPOC, enfermedades de las encías y asma.

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2016 Centro Cardiologico de Bogotá. Todos los derechos reservados

Buscar