Preinfarto un término inexistente

 

Dr. Gabriel Robledo Kaiser

Médicamente hablando la palabra preinfarto no existe, el infarto se presenta o no se presenta, por lo tanto no es posible afirmar que una persona ha sufrido 2, 3 o 5 preinfartos, ya que el término propio cuando se manifiesta dolor torácico sordo como alerta del corazón es angina de pecho. Lo cual por supuesto significa otra patología.

Es importante enfatizar que existen múltiples razones por las que se puede experimentar un dolor torácico agudo,  pero solo cuando estas se relacionan (luego de realizar estudios) con enfermedad coronaria o problemas en el funcionamiento del corazón,  se da el nombre de angina de pecho.  

La principal razón por la que se produce la angina de pecho, es la arterioesclerosis, una afección que dificulta el paso de la sangre por las arterias debido a la acumulación de placas (ateromas). La angina se puede presentar como:

Inestable: siendo esta la más peligrosa, ya que el dolor suele aparecer de forma inesperada, sin ninguna causa aparente, incluso cuando se esta en reposo. Su duración es más larga -alrededor de 20 minutos- y si la persona presenta más de un episodio, estos suelen variar en nivel de dolor, duración y no mejoran con medicamento.

Estable: se presenta siempre que la persona realiza determinada rutina, actividad o se expone a cierto grado de estrés, suele desaparecer al suspender la acción que le esta requiriendo al corazón mayor nivel de oxígeno.

En el caso de las mujeres es posible que se manifiesten molestias torácicas o algunos otros síntomas de infarto como: fatiga, náuseas, cansancio repentino, 15 o hasta 30 días antes de que se presente, debido a que las arterias coronarias de las mujeres son más delgadas y tortuosas que en los hombres.

La angina suele aparecer con uno o más de los siguientes síntomas:

 

Dolor opresivo, detrás del esternón irradiado hacia el hombro, codo, espalda o maxilar inferior.

  • Sudoración.
  • Palpitaciones.
  • Frío.
  • Mareo.
  • Falta de aire.
  • Dolor en la boca del estómago.

La mejor manera de cuidar el corazón y prevenir enfermedades cardiovasculares que conduzcan a un infarto es ejercer control sobre los factores de riesgo:

  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Tabaquismo.
  • Hipertensión.
  • Diabetes.
  • Altos niveles de colesterol.
  • Genéticos (infarto en padres entre los 50 y antes de los 60).

Una dieta saludable, la práctica de ejercicio y el control preventivo con su especialista, son las mejores opciones para prevenirlo.

© 2016 Centro Cardiologico de Bogotá. Todos los derechos reservados

Buscar