¿Qué es el colesterol?

Por: El Doctor Gabriel Robledo Kaiser

El colesterol no es una grasa, sino una sustancia similar a la grasa que se encuentra en todos los alimentos y bebidas que provienen de animales (productos lácteos enteros y carnes). El colesterol no se encuentra en alimentos provenientes de las plantas. Todos los alimentos y bebidas derivados de animales contienen colesterol debido a que el hígado, como un órgano, produce colesterol. Por otra parte, los alimentos que se originan de las plantas no contienen colesterol porque las plantas no tienen hígados productores de colesterol. Sin embargo, algunos productos a base de plantas, tales como la grasa vegetal hidrogenada, son utilizados por el hígado para producir colesterol.

 Al leer la etiqueta de información nutricional de un alimento, encontrará que el COLESTEROL y la GRASA son dos sustancias muy diferentes. Se miden en unidades diferentes; la grasa se muestra en gramos, mientras que el colesterol se indica en miligramos.

 El colesterol, una sustancia blanca inodora, de consistencia cérea, es un ingrediente básico del cuerpo humano. Contribuye a la formación de numerosos compuestos esenciales, incluyendo ácidos biliares, estrógeno, testosterona y vitamina D.

 Cuando su hígado produce más colesterol que el suficiente, la porción no utilizada se almacena en forma de placas en nuestras arterias. La meta es mantener el colesterol dietario en un nivel mínimo, limitando la ingesta de productos animales tales como grasas hidrogenadas, y las grasas trans, aceites de palma, aceites de coco y manteca. Al reducir estos tipos de grasas, podemos reducir la cantidad de colesterol que produce nuestro hígado.

HDL significa

colesterol “bueno”

Piense en el LDL

como el colesterol

“malo”

La reducción del colesterol LDL puede disminuir su riesgo de ataque (infarto) cardíaco y otras complicaciones causadas por enfermedad cardíaca

El colesterol LDL debe permanecer por debajo de 70 mg/dL en personas a quienes se les haya diagnosticado enfermedad cardíaca (infarto cardíaco, angioplastia, cirugía de bypass coronario, angina, stents coronarios, etc.).

Las metas del colesterol LDL para personas sin enfermedad cardíaca varían, dependiendo del número de factores de riesgo presentes. Su médico le indicar cuál debe ser su colesterol LDL.

Factores de riesgo

 EDAD: Hombre de 45 años de edad o mayor; mujer de 55 años o mayor, o con una historia de menopausia prematura.

 HISTORIA FAMILIAR: Enfermedad cardíaca prematura (infarto cardíaco definido o muerte súbita antes de los 65 años de edad en un pariente en primer grado, de sexo femenino, o a los 55 años en un familiar en primer grado, de sexo masculino).

Accidente cerebrovascular (derrame cerebral), Cirugía de Bypass Coronario (cirugía a corazón abierto), Angina, Enfermedad Vascular Periférica.

 CONSUMO DE TABACO: Actualmente o dentro de 1-2 años anteriores.

 HIPERTENSIÓN: Presión arterial por encima de 140/90 mmHg* o si está tomando medicamento para reducir la presión arterial. (Nota: las metas para las personas con diabetes son más bajas).

 COLESTEROL HDL BAJO: Menor de 40 mg/dL en el hombre o menor de 50 mg/dL en la mujer

 DIABETES

 OBESIDAD

¿De qué manera la reducción del colesterol LDL disminuye el riesgo de infarto cardíaco?

Las arterias coronarias constituyen el “suministro de combustible y oxígeno“ al músculo cardíaco y proveen sangre para la contracción del músculo del corazón.

La enfermedad coronaria es el proceso de acumulación de colesterol dentro de las paredes de las arterias coronarias. Un infarto cardíaco ocurre cuando una arteria coronaria se cierra y la sangre rica en oxígeno ; ya no puede abrirse paso para alimentar el músculo cardíaco. El cierre es causado por la acumulación de colesterol (placa o ateroma), o más comúnmente cuando se rompe la placa de colesterol, se forma un coágulo y bloquea la arteria.

En ocasiones, la placa se desarrolla lentamente. A medida que la arteria se va estrechando gradualmente, se desarrollan otros vasos sanguíneos para suministrar sangre al músculo cardíaco. Cuando el estrechamiento de la arteria coronaria es severo, es probable que el paciente experimente alguno de los siguientes síntomas:

 dolor en el pecho

 falta de aire

 dolor en el cuello

 náuseas

 dolor en el hombro izquierdo

El tratamiento puede incluir angioplastia o cirugía de bypass coronario.

Al disminuir el colesterol LDL hace que la placa se vuelva más estable y exista menor probabilidad de causar infartos cardíacos. Usted puede reducir el colesterol LDL e incrementar el colesterol HDL a través de una dieta más saludable y mayor actividad física.

Una “dieta saludable para el corazón” combinada con un estilo de vida sano puede REVERTIR el desarrollo de la placa y hacer que sus arterias sean más saludables

 

¡Cuide su corazón! Aprenda a cuidar su corazón!

 

  1. Pierda peso si tiene sobrepeso

·      Reduzca su ingesta de grasa y el tamaño de las porciones.

·      Coma con regularidad - asegúrese de incluir alguna proteína en cada comida para ayudar a mantener niveles sanos de azúcar en la sangre y prevenir las ansias por comida.

·      Evite el azúcar adicional, el alcohol, y los alimentos refinados (por ej., galletas, tortas, cereales azucarados) que puedan añadir calorías adicionales, agravar el azúcar sanguíneo ya aumentado y causar niveles elevados de triglicéridos. 

·      Propóngase tener un Índice de Masa Corporal (IMC) saludable y una circunferencia de la cintura conveniente (véase página ...).

·      Consulte a un nutricionista para obtener guía y seguimiento, y únase a un grupo si cree que esto le será provechoso.

 

  1. Consuma menos grasa y use grasas beneficiosas

·      Reduzca la ingesta total de grasa a menos de 23% de las calorías totales (su nutricionista le mostrará cómo hacerlo).

·      Reduzca la ingesta de grasas saturadas a menos de 7% de sus calorías de grasa (su nutricionista le mostrará cómo hacerlo).

·      Reemplace las grasas no saludables por unas beneficiosas, tales como aceite de canola, de oliva.  Reemplace la mantequilla por margarinas no hidrogenadas. (La etiqueta de información nutricional mostrará “no hidrogenadas” y/o ácidos grasos saturados no “trans”).

 

  1. Consuma menos colesterol

·      Reduzca su ingesta de colesterol a menos de 200 mg/día. Lea las etiquetas de información nutricional en los alimentos empacados.

 

  1. Consuma más fibra

·      Incremente su ingesta de fibra a 25-30 gramos/día.

·      La fibra soluble, que se encuentra en la avena, el salvado, brotes de psyllium, cebada, frutas frescas y fríjoles, arvejas y lentejas, reducirán su colesterol LDL. Ésta se une al colesterol LDL en su intestino delgado y luego es eliminada del cuerpo. 

 

  1. Consuma 5 a 7 frutas y vegetales como mínimo cada día

·      Una variedad de frutas enteras y vegetales le ayudará a su corazón y presión arterial.

 

  1. Haga ejercicio con más frecuencia

(Verifique con su médico antes de emprender un programa de ejercicio)

·      Haga una caminata de veinte minutos a paso rápido todo los días.

·      Aumente los niveles de ejercicio o actividad física hasta aproximadamente dos y tres veces a la semana.

·      Haga el ejercicio y actividades recreativas que disfrute.

·      Busque la ayuda de un especialista en ejercicio para desarrollar un plan que funcione.

 

  1. Beba suficiente agua

·      Beba 6 a 8 vasos de agua (1 vaso = 250 ml) a todo lo largo del día.

·      Es importante consumir suficiente agua cuando se ha aumentado la ingesta de fibra a los niveles recomendados. La fibra se une al agua y ayuda a la eliminación.

·      El agua previene la deshidratación, la cual nos hace sentir cansados y perezosos.

 

  1. Evite la sal excesiva y los alimentos salados

·      Prácticamente todos los alimentos contienen sal. Una cantidad excesiva de sal y los alimentos salados (encurtidos, salsa de soya, alimentos empacados) pueden causar retención de agua y agravar la presión arterial elevada.

·      Utilice muy poca sal para cocinar, pero reemplace la sal del salero con otras alternativas, tales como hierbas, especias y condimentos con bajo contenido de sodio.

© 2016 Centro Cardiologico de Bogotá. Todos los derechos reservados

Buscar